En los diversos contextos de crisis económica e institucional que hemos atravesado en los últimos años en América Latina y Caribe, la problemática del cambio climático en los territorios coloca el foco de análisis en temas de centralidad vinculados al área agraria, agrícola, alimentaria, energética, ambiental y de identidad, generando nuevas formas de exclusión e inclusión selectiva que afectan directamente la vida de las mujeres y sus comunidades. Pese a dichos contextos, muchas mujeres continúan transformando su realidad local al producir nuevas dinámicas y alternativas para enfrentar las realidades. Una de estas acciones fue el "Campamento Climático: Los Pueblos contra el Terricidio" en Chubut, organizado por Movimiento de Mujeres Indígenas por el Buen Vivir. El antropólogo Arturo Escobar (2012) define el territorio, desde la perspectiva de los pueblos indígenas y afrodescendientes, como una `ontología relacional´, al expresar que "los mundos biofísicos, humanos y supranaturales no se consideran como entidades separadas, sino que se establecen vínculos de continuidad entre ellos" (p. XX). Cuando se habla de la defensa del territorio se incluyen entidades no humanas y fuerzas de la naturaleza con quienes los pueblos entablan relaciones de reciprocidad. Para Agarwal (1991), el lazo que ciertas mujeres sienten con la Naturaleza tiene su origen en sus responsabilidades de género en la economía familiar y comunitaria. No son las características afectivas o cognitivas propias de su sexo sino su interacción con el medio ambiente (cuidado del huerto, recogida de leña) lo que favorece su conciencia ecológica. La superación de los dualismos jerarquizados Naturaleza/Cultura, Mujer/Hombre, Cuerpo/Mente, Afectividad/Racionalidad, Materia/Espíritu exige un análisis deconstructivo que puedan albergar el Buen Vivir de las comunidades andinas. Como expresa Donna Haraway “Es necesaria otra relación con la naturaleza que supere la explotación y la posesión”, propias de la razón moderna colonial capitalista y patriarcal. La idea de feminismos multiespecies explora las relaciones del feminismo con el mundo vegetal, para cuestionar la crisis ecológica y el daño del capitalismo salvaje que afecta tanto a las cuerpas/territorios como a sus alianzas y conocimiento. Los aportes de dos pensamientos críticos sobre feminismo y ecologismo nos ofrecen la oportunidad de enfrentarnos no sólo a la dominación de los cuerpos/territorios de las mujeres en la sociedad patriarcal sino también a una ideología y una estructura de dominación de la Naturaleza ligada al paradigma patriarcal del varón amo y guerrero. Superar el sexismo, el androcentrismo, el racismo y el antropocentrismo es fundamental para la soberanía de los pueblos y sus comunidades en estos territorios.

Publicado: 2021-07-22