La tradición latinoamericana de la pedagogía se inscribe en el campo indisciplinado de las teorías críticas periféricas latinoamericanas (estudios poscoloniales, culturales, decoloniales). Es decir, la pedagogía descolonial latinoamericana se organiza a partir pensamientos y acciones que ponen bajo sospecha conocimientos-prácticas impuestas para dar lugar a saberes y culturas diversas; propuestas que se inscriben en enfoques críticos a la modernidad colonial y su cara negada la colonización/colonialidad. Teorías-prácticas críticas que ponen bajo interrogación los fundamentos de la modernidad y sus derivas (raza, patriarcado, libertad, igualdad, y educación), Universales noratlánticos (Troulliot, 2011) que silencian los conflictos de un humanismo en el cual lo racial constituyó el subsuelo negado e inconfesable (Mbembe,2016). Un encarnizamiento colonial que lesiona clasifica y organiza de manera estructural el conocimiento y la conformación de los sistemas educativos latinoamericanos. Una falla que sostiene el continuum colonialismo/capitalismo (Grüner, 2016).

Con esta convocatoria nos interesa hacer foco en una figura destacada de la pedagogía latinoamericana y descolonial como lo es Paulo Freire: quien interpelado por los efectos de las condiciones de dominación que se encuentran en las formaciones educativas, sociales y culturales periféricas, heredadas de modelos coloniales y neocoloniales hace 50 años da a conocer su obra Pedagogía del Oprimido (1970) allí identifica la emergencia de un sujeto doblemente destacado: “los condenados de la tierra”. En un giro copernicano en la educación denuncia las formas de conocer que invisibilizan y marginan sistemas de conocimiento que reproducen la matriz eurocéntrica que inferioriza saberes culturales y jerarquiza grupos humanos en un patrón de poder global, que separa a la educación de la ética y de la política. Modelo colonizador que contribuye a un afianzamiento de una racionalidad instrumental que divorcia a la educación de la cultura, la política y la historia. Observa cómo la colonización tiene un aspecto alienante y homogeneizante con fuerte contenido hegemónico. Colonización-colonialidad que posee como punto de referencia la cultura occidental-eurocéntrica y capitalista, e invoca una serie de fenómenos que no están en disputa. Es claro, tal como nos enseñó el Maestro pernambucano que la educación no está al margen de este fenómeno.

A partir de estas perspectivas les invitamos en este Dossier a pensar, debatir, coproducir las respuestas y preguntas que se están construyendo para abordar un escenario latinoamericano desde una pedagogía descolonial a 50 años de la publicación de la Pedagogía del oprimido de nuestro querido Paulo Freire.  

Publicado: 2020-12-21