Archivos

  • Lo sexual es político
    Núm. 3 (2019)

    En la primera década del siglo XXI, los marcos epistemológicos y las prácticas que vinculan lo sexual con lo político han tenido un desarrollo inédito. Por un lado, han aumentado y se han diversificado las acciones de los activismos relativas a las problemáticas de los cuerpos, las sexualidades, las eroticidades diversas y disidentes; por otro lado, han proliferado las producciones estéticas y artísticas al respecto. Incluso ha habido una importantísima actividad legal e institucional en torno a estos temas: pensemos, por ejemplo, en las leyes nacionales argentinas de salud sexual y reproductiva, de educación sexual, de matrimonio igualitario, de identidad de género, leyes que han sido no sólo logros fundamentales para los feminismos sino también generadores de cambios en la vida sexual en nuestras sociedades. Por eso nos resulta pertinente leer lo que está ocurriendo desde el inicio del nuevo milenio a través del lente que proporciona el lema “lo sexual es político”, el cual claramente retoma aquel otro lema formulado en la década del ‘70, “lo personal es político”, cuando los feminismos entraban con fuerza a disputar la política en el terrero de la intimidad, de lo privado, de los vínculos afectivos y eróticos y de los cuerpos.

  • Debates y prácticas en torno a la violencia de género
    Núm. 2 (2013)

    La violencia que se ejerce en virtud del sexo, el género, la opción sexual de una persona es una de las violaciones más denigrantes e insidiosas de los derechos humanos, porque implica invisibilización, exclusión, vulnerabilidad, marginación, golpes, muerte. Sin embargo, se trata de la violencia más extendida en nuestras sociedades iberoamericanas contemporáneas debido a que está naturalizada en el imaginario social y por lo tanto, no es vista ni percibida como tal. En sus diferentes manifestaciones -físicas, sexuales, psicológicas, económicas, simbólicas, etcétera- este tipo de violencia es una de las expresiones de las relaciones desiguales de poder que estructuran cultural e históricamente sociedades falogocéntricas, androcéntricas, heteronormativas.

    Este número presenta trabajos que abordan el problema de las violencias de género desde cuatro vías de aproximación: las reflexiones teóricas, la investigación empirica, las prácticas de intervención social y comunitaria, los activismos políticos.

  • Aportes de los feminismos a las ciencias sociales y humanas
    Núm. 1 (2011)

    El objetivo general de este primer número fue hacer un mapeo de las contribuciones de los feminismos y los estudios de género a las diferentes disciplinas de las ciencias sociales y humanas desde la década de 1980. También quisimos presentar la historia de la dependencia universitaria que vio nacer esta revista, llamada por entonces Programa Interdisciplinario de Estudios de Mujer y Género (PIEMG), relatada en primera persona por algunas de sus integrantes en una entrevista que da cuenta de un proyecto académico y político sostenido con tenacidad.