• La producción artística de la portada fue realizada por Ignacio Muñiz. Porosidad de fronteras entre estudios del discurso y otros estudios de lo social
    Vol. 1 Núm. 1 (2018)

    Este primer dossier explicita, en su enunciación misma, un doble gesto. Por un lado, el de la inscripción de la revista en el revigorizado horizonte, al menos desde los ochenta, de los paradigmas epistemológicos, geopolíticos, económicos y socioculturales de la espacialidad y la territorialidad, con el llamado “giro espacial”. Por otro lado -doble indicialidad del gesto-, este dossier ha buscado performativamente dislocar las fronteras epistemológicas y disciplinarias que delimitan espacios habilitados y saberes legitimados por políticas discursivas, como bien lo indicara Foucault, entre otros, en La arqueología del saber y en El orden del discurso, por sólo mencionar dos de sus textos, siempre revisitados.

    El mismo está a cargo de las Doctoras Mirta Antonelli y Gabriela Simón. Cuenta con el aporte, sea en el espacio comité académico o en el de producciones colaborativas con distinguidos investigadores nacionales y del extranjero, con el diseño de tapa de Ignacio Muñiz y la revisión de la correctora literaria  María Celeste Aichino.

  • La producción artística de la portada fue realizada por Ignacio Muñiz. El archivo en la cultura contemporánea: políticas de la inscripción
    Vol. 1 Núm. 2 (2018)

    Este dossier de la revista Heterotopías convoca trabajos que interrogan el lugar del archivo en la cultura contemporánea, en literatura y en las artes visuales, y en los discursos sociales en general. El archivo como materialidad, como dispositivo y como lógica cultural ha afectado e impregnado una amplia serie de prácticas contemporáneas que invitamos a explorar en el próximo número de la revista.

    Al menos tres son las grandes líneas de fuga que abren la actualidad a una afectación por la dinámica del archivo: la cuestión de la memoria, las mutaciones de la técnica, y las alternativas de una temporalidad histórica post-historicista.

    La proliferación material y la reflexión cada vez más diseminada acerca de los archivos no puede separarse, antes que nada, de la importancia que los archivos del mal han tenido para nuestro presente, vale decir, la relevancia que el archivo ha asumido en la elaboración de la herencia del siglo XX como siglo del horror concentracionario. En este primer registro, los archivos se han constituido en un dispositivo fundamental para la conservación y la transmisión de experiencias que parecen poner en cuestión la posibilidad misma de toda experiencia y de toda transmisión. En el archivo se tramita, en el umbral de lo decible, una paradoja similar a la del testimonio: el hecho de que buena parte de los archivos de la memoria no sean sino una modulación del archivo policial o del archivo de inteligencia, es decir, que el archivo de memoria sea el reverso de un archivo del olvido. Así, uno de los principales dilemas del archivo hoy es esta interrogación por las posibilidades, los límites y paradojas del tránsito del archivo de la represión al archivo de la memoria: el paso del control a la reparación, del dato al espectro, de la fijación de una realidad a su transmisión. Una de las variables clave de este tránsito tiene que ver ciertamente con el problema de la “desclasificación” del archivo, en la medida en que implique no sólo una puesta a disposición pública de documentos antes clasificados, sino también una discusión pública acerca del funcionamiento del archivo, de su administración, de sus formas de gestión y de re-clasificación. Un auténtico lugar de elaboración de lo sucedido.

    A la vez, la singularidad de la modulación técnica de la experiencia contemporánea también parece poner al archivo en el centro de la escena. La condición técnica del capitalismo contemporáneo parece cifrar su utopía en la transformación integral de la experiencia en archivo, esto es, en experiencia registrada en tiempo real, almacenada en bases de datos cada vez más omniabarcantes e integradas, y clasificada según los criterios fundamentales de la seguridad y del marketing. Este segundo sentido de la actualidad del archivo nos recuerda su importancia ya no sólo en relación a la memoria de un pasado, sino en la propia gestión del presente. Un presente cuyo carácter “global” parece imposible de pensar sin la existencia de un archivo global en el que la experiencia pueda ser reducida a dato manipulable, y cuya gestión, teniendo en cuenta la abrumadora masividad de elementos a almacenar, exige el paso del archivo material al archivo virtual.

    La espectralización y la virtualización de la experiencia en el archivo, de efectos no siempre convergentes, se producen en un mismo horizonte histórico al de la cesura que a fines del siglo pasado marcó, desde distintas dimensiones, el fin de una cierta experiencia y consideración de la historia. Sea como fin de la modernidad, como fin de la historia o como fin de la revolución, la caída del comunismo como alternativa realmente existente al capitalismo transformó de manera decisiva nuestra relación con la temporalidad en cuanto tal. Es entonces que el archivo aparece como un modelo posible para pensar la consignación de la experiencia histórica después del fin de la organización (teo)teleo-lógica de la misma. El paradigma del archivo ha servido para pensar que el fin de la linealidad, el colapso de la modernización, no implica la imposibilidad de ordenar la experiencia histórica en cuanto tal, sino sólo la caducidad de un modo de hacerlo. El archivo como paradigma de la historiografía, y no sólo como su auxiliar, permite incorporar de manera franca la dimensión anacrónica de la historia, la convivencia en el espacio irregular del archivo, en su topología paradójica, de pasado y presente, en la implícita espacialización del tiempo que parece jugarse en él.

    Así, entre el asedio de los espectros concentracionarios, la virtualización de la experiencia digital, y la postulación de modelos alternativos de la historia, el archivo se ha convertido en un paradigma del que múltiples expresiones de la literatura y el arte se han valido para pensar nuestro presente, o mejor, nuestra actualidad. Pues en la era del archivo, el presente no está hecho de presencia, sino de restos de la destrucción, de residuos y basuras circulantes e inabarcables de la red global, de ruinas de una historia que se quiso racional. Tal como lo sugiriera Hal Foster en un ensayo seminal, el contemporáneo “impulso archivístico” guarda una promisoria fuerza constructiva ausente en el “impulso alegórico” propio de los melancólicos años 80, en el que el testimonio de la catástrofe parecía la más alta responsabilidad del pensamiento y del arte. El archivo emerge como una de las hipótesis más promisorias para pensar la historia después del fin de la historia como sentido.

    En el ámbito del pensamiento y la teoría, estas mutaciones dieron lugar a lo que se ha dado en llamar un “giro archivístico”. En él puede asignársele cierto rol fundante a Mal de archivo de Jacques Derrida, la conferencia que pronunciara en 1994 en un coloquio internacional titulado “Memoria: la cuestión de los archivos”, organizado bajo los auspicios de una sociedad psicoanalítica y del propio museo Freud. Que el texto seminal de los debates teóricos contemporáneos sobre el archivo se vincule de entrada a la cuestión de la memoria y a la del psicoanálisis, y que haya sido escrito por una firma determinante de la empresa de la deconstrucción, marca el territorio general de la inscripción del archivo en los debates teóricos hoy con un cuestionamiento radical de su pertenencia al ámbito del “principio de procedencia” del que proviene la legitimidad moderna, decimonónica, burocrática, del archivo, con una crítica radical a toda concepción ingenua de verdad alojada en su promesa “documental”.

    Desde este marco general, convocamos a proponer aproximaciones a un repertorio múltiple de materiales de nuestro presente para ensayar formas novedosas de hacer visibles/legibles composiciones y usos del archivo que tensionen y abran sentidos arraigados o reificados de la memoria, la historia, el tiempo, la técnica. Literatura, artes visuales, discursos sociales podrán ser considerados para dar cuenta de configuraciones que disloquen los modos normativos de configuración del archivo. ¿A qué nuevas potencias del archivo asistimos?, ¿qué memorias/olvidos irrumpen o se actualizan?, ¿a qué otras arqueologías del presente da lugar? ¿Si el archivo es la arena donde se inscriben los sentidos, cómo abordar su carácter agujereado, lagunoso, sus granos ruidosos? Y a la vez, ¿qué sucede con la práctica archivística llevada adelante por diferentes actores sociales en espacios no convencionales, por fuera de los museos y los archivos oficiales?, ¿qué otros registros de subjetividades y memorias emergen? Esas son algunas zonas de preguntas posibles: prácticas del archivo y registro de memorias invisibilizadas, archivo, cuerpo y escritura; archivo y afectos; archivos e historia, temporalidades, imagen y archivo; anarchivamiento y desclasificación. 

  • "Escrituras virtuales y subjetivación. Los nuevos escribientes de la Red"
    Vol. 2 Núm. 3 (2019)

    La revista Heterotopías en su edición número 3 está dedicada a Héctor (Toto) Schmucler, en memoria a su destacadísima trayectoria en el Área de Estudios Críticos del Discurso y en homenaje al vasto legado intelectual que nos dejara.

    El presente dossier tiene como temática "Escrituras virtuales y subjetivación. Los nuevos escribientes de la Red” y está coordinado por las Dras. Silvia Tabachnik y Eva da Porta, editoras invitadas, quienes con su entramado consolidan la multidisciplinariedad que propone esta publicación.

    Este número cuenta con producciones colaborativas de investigadores nacionales y del extranjero, el diseño de tapa de Ignacio Muñiz y la revisión de la correctora literaria Luciana Frontoni.

    Escrituras críticas, compromisos multiculturales, diversidad lingüística, lecturas en muchas direcciones, mutaciones del lenguaje y miradas disruptivas que ofrecen otras posibilidades de ser,  son las ideas que se tejen y entretejen en las páginas de las diferentes secciones que ofrece este número, las cuales invitamos a recorrer y compartir.