Heterotopías

Heterotopías ha sido pensada, desde el Área de Estudios Críticos del Discurso de la Escuela de Letras de nuestra Facultad, como una revista semestral de investigación y divulgación que procura constituir un lugar de reunión y difusión de los trabajos teóricos y de las experiencias en terreno, de las personas interesadas en el análisis crítico y la comprensión de la dimensión discursiva de los fenómenos sociales y culturales inscriptos, en palabras de Foucault, “en el horizonte de la heterogeneidad espacial de relaciones que delinean lugares irreductibles unos a otros y absolutamente imposibles de superponer”. Desde las fronteras disciplinares, Heterotopías pretende conjuntar producciones críticas para la impugnación discursiva del espacio en que vivimos.

Su principal objetivo es construir y sostener un espacio de producciones textuales de carácter investigativo, que exprese y a la vez acompañe los trabajos que se están realizando en el área, prestando particular atención a la diversidad de abordajes y a la necesaria integración de diferentes tradiciones disciplinares.

La preparación de cada dossier será encomendada a dos editores, que estarán a cargo de la selección de los trabajos a publicar. La convocatoria para la presentación de trabajos será abierta a los interesados en el campo de estudios, propiciando la participación, en especial, de los claustros docente, de graduados y estudiantil de la Escuela, como así también de investigadores de otras instituciones académicas, según las características de cada dossier.

En cuanto a su estructura, la revista está organizada en torno a un dossier temático, definido para cada edición, acompañado de un conjunto de secciones destinadas a brindar información de interés académico, como reseñas bibliográficas o novedades de congresos y eventos científicos. 

ISSN: 2618-2726

Avisos

 

Convocatoria para el tercer número de Heterotopías

 

Queda abierta esta sección para recibir aportes de autores interesados/as en publicar trabajos inéditos sobre el campo especificado  y tenemos el agrado de invitarlos a participar del dossier temático del próximo número de Heterotopías a publicarse en el primer semestre de 2019.

El eje definido para el Dossier Nº 3  es "Escrituras virtuales y subjetivación. Los nuevos escribientes de la Red”  y sus editores invitados serán las Doctoras Silvia TabachniK y Eva Da Porta.

La convocatoria permanecerá abierta hasta el 15 de abril de 2019. Recuerde consultar las directrices para autores, y adjuntar al texto un breve curriculum vitae del/a autor/a cuya extensión no exceda las 500 palabras. Ante cualquier duda puede contactarnos a través del correo heterotopias@ffyh.unc.edu.ar.

HETEROTOPÍAS VOLUMEN 2  N° 3


"Escrituras virtuales y subjetivación. Los nuevos escribientes de la Red"

Por eso la escritura no será nunca la simple «pintura de la voz» (Voltaire). Crea el sentido consignándolo, confiándolo a un grabado, a un surco, a un relieve, a una superficie que se pretende que sea transmisible hasta el infinito. (Derrida, 1989: 23)

 

 

Este número de Heterotopías es una invitación a pensar la cuestión de la escritura - su supervivencia y mutaciones - en el marco de la cibercultura contemporánea y del proceso general de virtualización de los sujetos y sus prácticas significantes. Numerosos interrogantes se abren hoy frente a esta práctica que implica el gesto, las condiciones y la inscripción misma del sentido en superficies digitales. Por un lado, la escritura es “un instrumento de poder y segregación” (Barthes: 2003: 88), una operación de producción propia de las sociedades capitalistas en tanto dispositivo que contribuye a su fabricación y ordenamiento (de Certeau: 2000: 149). En ese sentido, la escritura regula y produce la sociedad como un texto con todas las opacidades y complejidades que ello implica. Pero por otro lado, la escritura abre la posibilidad de la reinscripción del sentido, de su diseminación, convoca a la subjetividad, provoca el desvío y la impugnación de ciertos órdenes imperantes. Frente a esa tensión propia de la operación escrituraria, el desarrollo de las tecnicidades, (Stiegler, 2002: 36) con sus operaciones de dislocación, de ruptura de los órdenes temporales y espaciales, sus funcionamientos híbridos, vuelven estos procesos aún más opacos, novedosos e inciertos.

Para ello se vuelve necesario tomar distancia crítica de modelos comunicacionales de la escritura de matriz funcional-estructuralista, así como de los modelos de análisis conversacional en sus diferentes versiones que reducen esta complejidad a mensajes, intenciones, turnos, emisores y receptores. En su lugar, nos interesa indagar los modos en que la escritura se articula hoy con los procesos de inscripción y diseminación del sentido, dando lugar a nuevas textualidades, universos de sentido, posiciones enunciativas y trayectorias subjetivas.

Por tanto proponemos abandonar ciertas miradas “clásicas” de la escritura como herramienta de comunicación, para desplegar sus posibilidades de significación en una perspectiva deudora de la gramatología derridiana que la entiende como inscripción, marca, grama, huella que puede producir diversos sentidos, más allá de su contexto de emisión, del que se desprende y de la presencia misma de quien la haya emitido o de su intención significante. (Derrida, 1994: 358)

Así la escritura, como huella en la virtualidad, “problematiza” en términos de Levy (1999) algunas dimensiones que invitamos a explorar. En primer lugar, el espacio de su inscripción, que al desanclarse de sus condiciones de producción, da lugar a escrituras rizomáticas, deslocalizadas, nómades.   En segundo término, la temporalidad de su emergencia que al operar como  un archivo, una memoria en constante reactualización permite la retoma discursiva y la reescritura infinita más allá de su autoría original. Y finalmente los procesos de producción de la subjetividad que pueden re/construirse en/desde una escritura híbrida que habilita posiciones enunciativas novedosas que requieren ser analizadas tanto en su dimensión de sujeción a los dominios del poder y del saber cómo en los procesos de desujeción, resistencia y reconfiguración subjetiva.

En sus estudios sobre las técnicas del “cuidado de sí “entre los estoicos, epicúreos y cínicos, Foucault (1999) destacaba la importancia otorgada a la escritura en el proceso de autoformación de los sujetos. Recuperando esa perspectiva genealógica nos interesa explorar los modos en que estos lugares de enunciación virtual, sus materias significantes y posibilidades expresivas hoy abren el juego a múltiples procesos de subjetivación individuales y colectivos en tanto operan como “técnicas” reflexivas de constitución y transformación de sí. (Foucault, 2002)

***

Frente a los oscuros pronósticos de desaparición/declive de la escritura (y consecuentemente de la lectura) intentamos dar cuenta de su persistencia y mutación en el marco de la tendencia expansiva de tecno-dispositivos que privilegian la dimensión visual y sonora de los textos. Partiendo de la condición híbrida de las escrituras en la red, propiciamos una apertura a otras semióticas icónicas, indiciales, simbólicas, que componen “hipertextos” complejos, discursos multimodales que articulan diversas materias significantes, dinámicas intertextuales y componentes de diseño muy diversos, dando lugar así a una concepción de la escritura digital en sentido ampliado y expandido. Remitimos a la lectura que propone Derrida de las reflexiones de Artaud, su visión ampliada de la escritura, que abandona el grafismo lineal para acercarse más a una “escritura jeroglífica” que acepta e incorpora otras materias significantes como la imagen, el cuerpo, la coreografía, las artes visuales en general.

Por ello, sólo desde las fronteras transdisciplinares es posible un acercamiento crítico que pueda interrogar estas formas de la escritura y sus derivas subjetivas contemporáneas como así también las tensiones, fugas, resistencias y dinámicas significantes que la virtualidad técnica le imprime a esas estos fenómenos.

A partir de este núcleo problemático inicial es que nos interesa indagar algunos cruces de series analíticas donde la escritura, la virtualidad y los procesos de subjetivación se articulan de modos significativos. Las “nuevas escrituras” son semióticamente complejas y reclaman lecturas críticas en varias dimensiones: interpelan a un lector capaz de reconocer los diversos registros donde la escritura produce sentido pero también requieren de una mirada descentrada que descubra los atajos, los desvíos y las resistencias pero también la emergencia-innovación y la invención que es propia de estos procesos. (Stiegler, 2002: 61)

***

La emergencia de dispositivos tecno-semióticos (desde las mensajería y las conversaciones virtuales en salas de chat, la diversidad de formas de escritura en blog, hasta las redes sociales,    y los sitios editoriales colaborativos, entre otros) destinados a la producción de diversos tipos y regímenes de escritura conllevan la aparición de otros espacios de inscripción de la subjetividad. Al distanciarse del modelo comunicacional y de los emisores y receptores empíricos para pensar la escritura en la virtualidad se abre un conjunto de interrogantes relativas a las operaciones de subjetivación, las diversas y nomádicas formas que adquieren las experiencias de sí que en estas prácticas de inscripción del sentido.

Las escrituras digitales -en una de sus dimensiones constitutivas – se proponen como dispositivos semióticos productores de subjetividad e intersubjetividad en tanto, lugares de producción de sentido cuyos miembros devienen sujetos de (y por) la escritura. Avatares, perfiles en redes, identidades colectivas de enunciación, selfies, comentarios, historial de publicaciones y las diversas prótesis espectrales o extensiones virtuales del yo,  trazan en el ciberespacio diversos recorridos y anclajes subjetivos que requieren de enfoques analíticos híbridos, para ser abordados en su dinamismo, fugacidad y multiplicidad.

***

 

Más allá de los pronósticos sombríos que anuncian el fin de la escritura por efecto de la “embestida” tecnológica -cabe reconocer que el dispositivo virtual - favorecido particularmente por el régimen de anonimato generalizado que impera en la red - ofrece condiciones particularmente propicias para un  ejercicio aparentemente  “libre” de la escritura. 

Los escribientes anónimos individuales y colectivos de la red, parecen haber  encontrado en el espacio virtual una ocasión propicia para el despliegue de distintas estrategias de escritura  procurando evadir eventualmente las normas y preceptos que regulan la práctica, en particular el imperativo de la corrección ortográfica, -parcialmente resuelto por las herramientas de revisión automática disponibles-.

Discretas transgresiones: la ortografía y en menor medida la “buena letra” manuscrita de la caligrafía, requieren un adiestramiento y un disciplinamiento manual poniendo en evidencia el ejercicio en la institución escolar de un poder que “penetra los cuerpos” (Foucault, 2003). Escribir es una práctica que compromete el cuerpo, la escritura virtual exige a su vez otro aprendizaje que pasa por la relación del cuerpo con el dispositivo técnico.

***

Intentamos abordar la cuestión de la escritura focalizando tanto el tipo original de textualidades que produce – de los que da cuenta la teoría del hipertexto (Landow, Levy, entre otros)   como la clase de “practicas” subjetivantes que compromete.

Por lo que concierne al primer enfoque, la metáfora del nomadismo resultaría particularmente idónea para aprehender las características distintivas de los textos virtuales: “no linealidad, apertura infinita, versión siempre diferente, inmaterialidad” (Robin, 2009: 95).

Las escrituras nómadas permiten y propician recorridos múltiples y provisorios: no se identifican con criterios de género literario o de otro tipo, son por naturaleza anónimas, móviles, fugaces, mutantes. Y esperan un lector que –a modo de un flaneur (Benjamin en Robin, 2009) - se deje llevar por los distintos recorridos que le ofrecen los entornos virtuales.

Amateurs de la escritura virtual se instalan y se apropian eventualmente de los nuevos formatos para ejercer el derecho y el placer de la escritura (Barthes), probablemente sin otra expectativa de trascendencia pública que la del encuentro virtual con algún lector anónimo. (Un aspecto poco reconocido de los eventuales efectos democratizantes de Internet: virtualmente todos podríamos devenir escritores sin haber sido legitimados como Autores por la Academia.

Pensando la escritura no como instrumento expresivo de la subjetividad sino como un dispositivo donde ésta se produce, como una condición que la convoca, la recrea, la modela, se abren numerosos interrogantes por los modos en que estas prácticas de subjetivación se desarrollan en la virtualidad.

Un rasgo que caracteriza a estas operaciones productoras de subjetividad es que suelen asumir formas más o menos ritualizadas: darse un nombre, un cuerpo, un rostro, una voz; narrar-se [dotarse de una historia, un pasado, memorias, proyectos, secretos]; insinuarse y  ausentarse en ficciones; devenir-otros. Caracterizaremos estas operaciones en términos de juegos de escritura, proponiendo una analogía con los juegos de simulación, enmascaramiento, transmutación, metamorfosis que analiza Duvignaud, su “dimensión lúdicra”. Incluiríamos aquí los diversos experimentos de ficcionalización (autoficciones, narraciones colectivas, dramatizaciones, invención de escenarios, etc.) que se despliegan en la escritura virtual.

***

 A modo de cierre nos resta preguntarnos por las prácticas de subjetivación contemporáneas en el marco de una semiosis compleja donde conviven las prácticas significantes de los medios tradicionales masivos/individualistas que dejan más lugar a la lectura que a la escritura, y con las lógicas de los medios digitales contemporáneos que abren nuevas posibilidades para la inscripción de sentidos en diversas materias semióticas. La virtualidad, la era posmediática, diría Guattari (2000), abre nuevas derivas subjetivas a partir de una escritura “ilegítima”, apenas regulada que hace estallar algunas oposiciones canónicas y jerarquías constitutivas, busca nuevos horizontes de significación transubjetivos.

Una reflexión final: es posible concebir a la escritura virtual  como cuestionamiento crítico  al culto  de los fetiches de la instantaneidad, la inmediatez, la rapidez, la brevedad,, la velocidad ,  todos asociados a las “conquistas” de una  tecnología que altera y condensa el orden de los tiempos. Así como la lectura la escritura obedecería, por su misma naturaleza, a un principio de lentitud, tal vez uno de los más temidos fantasmas que acosan al progreso tecnológico.

 

 

Bibliografía

Barthes, R. (2003) Variaciones sobre la escritura, Barcelona: Paidós Comunicación.

de Certeau, M. (2000) La invención de lo cotidiano- Artes de Hacer 1 México: Universidad Iberoamericana.

Derrida, J. (1998) de la Gramatología. México: Siglo XXI. [quinta edición en español, primera edición en francés, 1967, Les Editions de Minuit].

------(1995) Khorá, Córdoba: Alción.

-----(1994) Márgenes de la filosofía. Madrid: Cátedra.

Derrida, J. (1995) Espectros de Marx. El Estado de la deuda, el trabajo del duelo y la nueva Internacional, Madrid: Trotta.

Foucault, M. (2003) Historia de la Sexualidad. Tomo I: La Voluntad del Saber. Buenos Aires. Siglo XXI Editores.

Guattari F (2000) Las tres ecologías. Valencia: Pre-textos.

Levy, P. (1999) ¿Qué es lo virtual? Barcelona: Paidós.

Stiegler, B (2003) La técnica y el tiempo. País Vasco: Ediciones Hiru.

 
Publicado: 2019-02-16
 
Más avisos...

Vol. 1, Núm. 2 (2018): El archivo en la cultura contemporánea: políticas de la inscripción


La producción artística de la portada fue realizada por Ignacio Muñiz.
La producción artística de la portada fue realizada por Ignacio Muñiz.