Avisos

Estimades,

les invitamos a contribuir con artículos inéditos en nuestro próximo dossier “Habitar la ciudad. Estado y ciudadanía en América Latina desde la segunda mitad del siglo XX”, que se publicará en diciembre de 2022.

Resulta evidente que el escenario pandémico puso en el centro de la escena la desigualdad social respecto al acceso a los servicios básicos como el agua y la vivienda para evitar la propagación del virus. La enorme desigualdad en el acceso a la vivienda y en el ejercicio del derecho universal de habitar la ciudad son problemáticas preexistentes y estructurales de las ciudades latinoamericanas, que se incrementaron fuertemente en la década del noventa, tras la implementación de las políticas neoliberales. En esos años, se fue consolidando un modelo de ciudad que apuntó a la segregación socioespacial, lo que generó una mayor concentración de la tierra urbana por parte del mercado inmobiliario y un modelo de fragmentación social.

En el contexto de la Guerra Fría, la problemática urbana se convirtió en un problema político y objeto de debate que llevó a que distintos actores gubernamentales promovieron una serie de políticas orientadas a la construcción de la vivienda social, junto a la promoción de créditos hipotecarios. Dichas políticas se desplegaron junto al diseño de un conjunto de planes reguladores para el desarrollo urbano.

Durante los años cincuenta, las ciudades latinoamericanas crecieron exponencialmente y se profundizó la crisis habitacional. El proceso de industrialización que se puso en marcha en varios países de América Latina produjo un acelerado proceso de urbanización en las áreas metropolitanas. Eso se tradujo en la visualización y la proliferación de la informalidad urbana, que obligó a los Estados a enfrentar el problema de la vivienda visto como síntoma de “atraso”. Se plantearon un conjunto de políticas estatales tendientes a promover la planificación urbana y el ordenamiento territorial, la construcción de barrios y viviendas para sectores populares. Este tipo de políticas estuvieron estrechamente vinculadas a la obra pública que descansaba sobre la base de una planificación centralizada bajo diferentes formas de gobierno y en sistemas de economía capitalista. A lo largo del período, la autoconstrucción popular convivió con las “soluciones” habitacionales que aplicaban los Estados y en algunos países se trató de una política gubernamental tendiente a brindar respuestas con participación social a la compleja situación habitacional.

En América Latina, los años posteriores a la Conferencia de Vancouver de 1976 se caracterizaron por la caída del crecimiento económico, el desempleo, las deudas externas y el retiro del Estado en materia social. Se favoreció la remercantilización de bienes y servicios antes protegidos por el Estado, la privatización de las empresas públicas y de los bancos hipotecarios. Se promulgaron leyes de descentralización de los servicios básicos y se promovió la desestatización y focalización, lo que produjo serias crisis sociales. Muchos sectores sociales criticaban las políticas de planificación centralizadas y la producción masiva de viviendas por parte del Estado. Los Estados asumieron un rol “facilitador” al impulsar el fin de los sistemas nacionales de provisión habitacional centrados en el financiamiento de la oferta. Eso favoreció la expansión del mercado inmobiliario ya que la tendencia fue limitar la regulación del mercado del suelo, de la vivienda y de los servicios urbanos. De ese modo, la flexibilización de las normas urbanas profundizó los procesos de segregación socioespacial.

A lo largo de las últimas décadas, el campo de la historia urbana adquirió una notable relevancia para reflexionar sobre cómo se pensaron las ciudades latinoamericanas y qué tipo de políticas gubernamentales se implementaron en los distintos procesos históricos. En función a lo expuesto, el objetivo de este dossier es reunir un conjunto de investigaciones empíricas y teóricas que aborden y reflexionen sobre distintos aspectos de la problemática urbana y los modos de habitar de diferentes actores sociales (habitantes de los barrios, movimientos sociales y barriales, agentes gubernamentales, actores transnacionales, etc.). Se espera reunir un conjunto de trabajos que privilegien el enfoque multidisciplinar, ya sea estudios de casos o comparativos, que dialoguen con perspectivas teóricas y problemas metodológicos del área de los estudios urbanos en América Latina desde mediados del siglo XX hasta las primeras décadas del siglo XXI, en sus múltiples escalas y dimensiones de análisis.

Particularmente, interesan los trabajos que indaguen sobre diferentes actores de las políticas urbanas del habitar en relación a las políticas de vivienda, de erradicación de la informalidad urbana, construcción de viviendas sociales, alquileres, conformación de asentamientos populares y estrategias de autoconstrucción. Se esperan un conjunto de trabajos que problematicen las políticas estatales implementadas tendientes a brindar a algún tipo de “solución” al problema habitacional: cómo fueron diseñadas, quiénes y cómo se instrumentaron, cuáles fueron sus efectos y cuáles han sido las respuestas de los actores populares a dichas políticas. Asimismo, interesa convocar pesquisas dedicadas a reconstruir las discusiones disciplinares sobre las problemáticas habitacionales y urbanas en instituciones y publicaciones académicas provenientes de los campos de la arquitectura, del urbanismo, de la sociología y antropología urbana, así como trabajos que reflexionen sobre un conjunto de fuentes históricas como los censos nacionales, las imágenes cartográficas, los informes técnicos elaborados por agencias estatales para el estudio del habitar popular y urbano.

De acuerdo a lo expuesto, se proponen una serie de ejes que servirán de guía para la selección de los trabajos:

 

¿Qué tipo de ciudad se tendió a consolidar en América latina en relación a cómo fue pensada la ciudadanía y de quienes habitan y quedan excluidos de la ciudad? ¿Cómo pensar los proyectos urbanos en relación a la ciudadanía?

¿Qué efectos tuvieron las intervenciones urbanas de las dictaduras latinoamericanas y qué continuidades y rupturas tuvieron en los gobiernos post dictatoriales?

¿Qué herramientas teóricas y epistemológicas permiten reconstruir historiográficamente la transformación de los procesos urbanos?

¿Cómo se modificaron históricamente los modos de habitar de los sectores populares y sus prácticas de apropiación del espacio urbano? ¿Cuáles fueron los cambios operados sobre el universo simbólico de sus habitantes? ¿Qué nos dicen las cartografías y las imágenes de época sobre las condiciones de vida de sus habitantes?

 

Palabras clave: Ciudad; Estado; Habitar; Ciudadanía.

 

Coordinadoras

María José Bolaña (Departamento de Ciencia Política, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de la República Oriental del Uruguay)

maria.bolana@cienciassociales.edu.uy

 

Gabriela Gomes (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Universidad Nacional de General Sarmiento, Universidad de Buenos Aires) gabrieladaianagomes@gmail.com

 

Eulalia Portela Negrelos (Universidade de São Paulo, Instituto de Arquitetura e Urbanismo - IAUUSP) negrelos@sc.usp.br

 

Fecha límite para el envío de artículos: 31 de mayo de 2022. Proceso de evaluación: julio a octubre de 2022.

Fecha de publicación: diciembre de 2022.