Intervención Educativa en el Ámbito Hospitalario, Experiencia Saludable

  • María de los Ángeles Quiroga

Resumen

La Ley de Educación Nacional Nº 26.206, sancionada en el año 2006, establece la estructura del Sistema Educativo Nacional en cuatro niveles y ocho modalidades, con la inclusión por primera vez de la Educación Domiciliaria y Hospitalaria como modalidad del sistema educativo. La misma cuenta con la particularidad de ser transversal a las otras modalidades y se extiende en la longitud de los cuatro niveles. De esta manera el Estado cumple con el deber de brindar asistencia educativa a los estudiantes que se encuentran impedidos de asistir a los establecimientos educativos por razones de salud. Sin descuidar las limitaciones que establece una patología, la mirada se fija en las amplias posibilidades que brinda la condición del niño y del joven. Considerada la enfermedad como un estado y no una condición del ser, las prácticas educativas hospitalarias proponen actividades que movilizan producciones escolares. Se desarrollan proyectos que responden a los lineamientos curriculares de la educación común; uno y muy importante comprende la lectura de cuentos y la producción de textos. Los relatos ficcionales que se surgen en la particular situación de internación, facilitan la elaboración de una experiencia que contiene componentes intrusivos en el cuerpo y difíciles de tramitación a nivel anímico, muchas veces. A la vez, devuelven al niño y al joven la condición de estudiante, estimulando la expresión de ideas y emociones. Resulta manifiesta la incidencia de la intervención educativa en el estado de salud en general, siendo considerada una importante herramienta en el trabajo interdisciplinario hospitalario.
Publicado
2018-08-01