Volver a los detalles del artículo Violencia, afectos, sodororidad en Noche de fuego, de Tatiana Huezo